Reivindicando a los geologos: profesión incomprendida

Hoy quisiera hacer este post dedicado a todos mis compañeros de carrera, estudiantes de geología y a todos los que ya son geólogos, porque esta es una profesión incomprendida e incluso despreciada en algunos sectores de la rama de las ciencias.

Cada día veo y experimento en mi propia piel lo que cuesta, pasamos días estudiando nombres que luego por alguna razón nos suenan a comida…???
Digamos que somos el patito feo de las ciencias pero yo les quiero enseñar hoy lo que realmente hace un geólogo o por lo menos lo que hacemos mientras estudiamos.

1. Todos hemos tenido a un amigo estudiante de derecho con sus toneladas de libros o por lo menos a mi me ha pasado que los miro y luego miro mis libros y mis apuntes que son la mitad de lo de ellos pero eso no significa que sean más fáciles porque también tenemos nuestros términos jodidos complicados además de que tenemos que saber tanto el.termino en español como en inglés.

2. Podemos pasar horas o días intentando deducir como pudo formarse una estructura concreta (no voy a poner terminología que no conozcan) con sólo la información de un mapa y todos nos hacemos la misma pregunta cuando algo no cuadra: ¿como….. Puñetas está esto aquí si tendría que estar en otro sitio, y porque está plegado?, mierda tengo que volver a empezar, la he liado y ya lo he pasado a boli.

3. También podemos pasar días digitalizando esos mismos mapas o cortes en programas que muchas veces hacen lo que se les da la gana y que si eres un poco negado para la tecnología (como yo 😜) estarás deseando cortarte las venas cuando no salen las cosas como debían salir y volver a empezar.

4.Quizás sea más fácil ver todo en panoramica pero en el campo la cosa cambia, hay que entrenar el ojo porque en libros todo se ve muy bonito pero cuando estas tu solo frente al peligro no tienes a nadie más que a ti, tus conocimientos y tu capacidad deductiva.

5. Pasamos frío, calor, lluvia, viento y nieve y todo ello sin perder el tipo (algunos) y con pesadas mochilas a las espaldas en la que debemos llevar la libreta de campo, brújula, estuche, martillo, lupa, agua, comida, crema solar por si hace sol, guantes y bufanda pie si hace frio, otro montón de por si las dudas.

6. Y los más temidos exámenes, que ni sabes que va a caer, los informes que si cómo me ha pasado el mes pasado, has estado prácticamente un mes entero de viaje, luego tendrás que pasar días sin dormir para conseguir entregar a tiempo los informes y que por supuestos este en buenas condiciones.

A pesar de todo esto tenemos nuestra recompensa, podemos estar satisfechos de que hemos hecho un buen trabajo y que en el futuro seremos buenos profesionales capacitados tanto para trabajar en el campo de la obra civil, creando mapas de todo tipo incluyendo de riesgos geológicos, analizando aguas contaminadas o simplemente dedicándonos a la investigación o a la enseñanza (entre otras muchas cosas que hace el geólogo).

Para finalizar ne gustaría compartir un poema creado por un compañero mio de carrera que me gustó mucho que le daría el toque final a este post.

EL GEÓLOGO es un ser con distintas personalidades, porque en esta profesión se conjugan vidas difíciles de compatibilizar: el campo con la ciudad, la naturaleza con la sociedad, el bullicio con la soledad, lo macro con el microcoscopio; los fósiles con lo vivo y las rocas con la realidad.
El geólogo parece frío y calculador, aunque en el fondo es un bohemio soñador. Mezcla de científico telúrico con aventurero explorador. Pragmático y viajero, desaliñado y dicharachero, poliglota y mundano. Apasionado incurable, ermitaño irremediable.
El geólogo es naturalista por vocación, aunque disfruta del fútbol y la televisión. Antisociable y gruñón, también le gusta la fiesta, el vino y los amigos en reunión. Extrovertido en su actitud, más prefiere el silencio y la quietud. Tosco, rudo y machista, aunque tiene sensibilidad de artista. Se emociona al hallar un fósil o un mineral, pero más lo conmueve la alegría de su hijo al verlo regresar.
El geólogo lleva múltiples pasiones en sus intimidades, con ellas mantiene controladas las necesidades, las dolencias, las frustraciones y las voluntades. Con ellas soporta la soledad interminable de una huella, agobiantes jornadas en solitario caminar. Con ellas soporta la desazón al dejar la familia, los amigos y el cómodo sillón.
Prescindir de las fechas, fiestas y cumpleaños para dedicarle al campo los mejores años. Ausentarse largos períodos por un salario fijo, demasiado tiempo para no ver a sus hijos. Y cuando está tranquilo en su casa con los que ama, siempre está pensando en volver a un maravilloso mundo sin descubrir.
El campo es su laboratorio, unas rocas le sirven de escritorio, la carpa o la camioneta es su oficina, allí le pone el cuerpo al clima. Sobrevive en el desierto, en la selva o en el hielo. Duerme en un catre, en una lona o en el suelo, se aguanta el frío y la aridez, el viento y la tierra, le da lo mismo el calor, si llueve o si nieva, se aloja en un cinco estrellas o en una cueva, come a la carta o a la lata de atún, viaja en avión preferencial, en bus VIP, o en camión, brinda con etiqueta azul o con cañazo, usa un vaso de cristal o un poto; pero es muy hábil en subir y bajar faldas…. de abruptos cerros
El geólogo se desempeña en toda nuestra variada geografía. En el frente de una mina o en el fondo de un túnel trasandino; en un dique o en un farallón. En lo alto del Everest ,en el desierto del Sahara o la amazonia, en Antamina o en la Rinconada. En el fondo del mar o junto a una máquina de perforar. Y cuando está en el laboratorio o en la oficina, añora aquellas dosis de adrenalina. Y cuando vuelve del trabajo estresado, extraña las noches bajo un cielo estrellado, el canto monótono del rio, o la mirada perdida frente al fogón extasiado por el brinco de las chispas de ceniza, o el brillo fugas de las luciérnagas.
El geólogo es multifacético por necesidad, le hace a todo oficio ante la adversidad. Escalador y montañista, equilibrista y malabarista; mecánico y electricista, capataz y obrero, fotógrafo, dibujante e informático, cantor y cajonero, cucharero y guitarrero. Técnico y matemático, arqueólogo y biólogo, poeta y artista, psicólogo y enfermero, cazador, cocinero y curandero, zahorí y chaman, fiel y jugador, buen amante y picaflor, visita iglesias y también antros.
Muchos geólogos dieron la vida por esta arriesgada profesión: un desplome en la mina por una inesperada explosión de gas, un barranco traicionero por escapar del aguacero, un vuelco sin la huella por mirar una estrella. Una descompensación en altura por trabajar con premura a cinco mil metros de altura, un accidente caprichoso por un descuido azaroso. Una grieta, un derrumbe o una nevada, y hasta un rayo le dieron su última despedida a su morada.
Así es el geólogo, mi amigo, muchos personajes lleva consigo, pero un solo rostro y si tienes ganas, a brindar por ese geólogo que siempre llevas contigo te obliga, seco y volteado, el que la seca la llena. Por eso brindo hoy por ese loco que camina con un martillo golpeando las rocas ¡Dice para saber de que está hecha la tierra!
Va, un besito. 👌:roll:</blockquote
By Guillermo Server Martinez
image

Anuncios

Por Favor, no dejes ningun enlace. Visito a todos los que comentan! Si de todas formas lo dejas, te informo de que el enlace será borrado... Gracias!! ^_^

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s